Padre Nieto (sentencias #212)

Prepara tu corazón como cuna de las que gusta el Niño Dios: cuna humilde (desprendimiento de sí mismo) y pobre (desprendimiento de todo lo terreno); así podrás llenarte de todo lo divino y celestial.

padre Manuel García Nieto S.J.

Padre Nieto (sentencias #211)

Jesús siempre el centro de tus pensamientos y de tu amor. El yo más en último lugar y olvido.

padre Manuel García Nieto S.J.

Padre Nieto (sentencias #210)

Muy bien el olvido de ti mismo, pero mejor el recuerdo de Jesús, que lo llena y vivifica todo. Con El todo va bien, sin El todo va mal.

padre Manuel García Nieto S.J.

Padre Nieto (sentencias #209)

Métete por la mañanita dentro del Corazón de Jesús: es el único rincón donde vivirás contento, con alabanzas o desprecios humanos.

padre Manuel García Nieto S.J.

Padre Nieto (sentencias #208)

Es hora de arrancar de ese corazón las fibras que no amen a Jesús; y esas fuerzas emplearlas en otras cosas, emplearlas en amarle con locura.

padre Manuel García Nieto S.J.

Padre Nieto (sentencias #207)

"Ama a Jesucristo quien guarda sus mandamientos" (Jn, 14, 15; 14, 21). Le ama más quien guarda sus consejos. Ama a Jesucristo quien trabaja por Él. Le ama más quien trabaja más y con más espíritu por Él. Pero la demostración final del amor es el sufrimiento. "Ninguno ama más que el que da la vida por el amigo" (Jn. 15, 13). Amar mucho y no sufrir es una contradicción. El dolor es la medida del amor. Nadie ama más que las madres, porque nadie sufre más que las madres. Sufrir sin sentir el sufrimiento, es decir con alegría de espíritu, eso es lo más fino del amor. Cristo sufrió los azotes, las espinas y la crucifixión sin un ¡ay" de queja. Ese fue amor sublime. Nos engañamos si creemos que amamos a Jesús sin padecer por El.

padre Manuel García Nieto S.J.

Padre Nieto (sentencias #206)

Amadísimo: Te esperaba estos días para charlar un poquito de Jesús. Ten en El una confianza sin límites y esfuérzate en amarle más cada día. ¡Es tan dulce amar a Jesús!

padre Manuel García Nieto S.J.