San Antonio María Claret (propósito #2)

Padre mío, tomad este mi pobre corazón; comedlo, así como yo os como a Vos, para que yo me convierta todo en Vos. Con las palabras de la consagración, la substancia de pan y vino se convierte en la sustancia de vuestro cuerpo y sangre. ¡Ay, Señor omnipotente! Consagradme. Hablad sobre mí y convertidme todo en Vos.

San Antonio María Claret



| Claret | | Claretpropositos |